mercado municipal de Inca

2000

concurso

Segundo premio

Consideramos que además del mercado y el estacionamiento subterráneo, el proyecto podría mejorar toda el área.
Un día de julio cuando el pueblo estaba en fiestas, caminando por las calles de Inca, desde el ayuntamiento hasta la iglesia, pensamos que la Plaza de España y Santa María la Mayor deberían estar conectadas con la nueva plaza del Mercado.
Al igual que las banderas blancas en el aire están relacionando los espacios urbanos de las calles, un suelo continuo también mostraría el camino al mercado. Eso significa que el nuevo mercado solo podría ser una estructura abierta que formara parte del espacio urbano que resolvería el problema de la densidad actual.
Tradicionalmente, los pueblos del interior intercambiaban sus productos de la tierra con productos del mar. Eso nos llevó a diseñar un espacio diáfano al aire libre donde los pilares son mástiles que soportan algunas estructuras textiles.
Los jueves, cuando hay ventas en la calle, las nuevos estructuras textiles mostrarán el centro de las actividades y todos irán a la cafetería del mercado. Días en que no haya tanta actividad, este lugar será parte de la plaza y alentará al público a ocupar el espacio bajo las cubiertas textiles. Éstas reflejarán las últimas horas de sol y se iluminarán por la noche, convirtiéndose en lámparas de grandes pantallas.
También hemos dado importancia a cómo esta estructura se une a los edificios circundantes. La disposición diagonal permite abrir el cuadrado en las esquinas, donde el viejo mercado estaba abrumado.

market place in Inca, Mallorca

2000
competition
second prize

We consider that in adition to the market and underground parking, the project could be better for the entire area.

A day in july, when the village was in celebration, walking throug the streets of Inca, from the the town council to the church, we thought that the España square and Santa María la mayor should be conected with the new Market square.

Like the white flags in the air are binding the spaces, a continuos floor would also show the way to the market. That means, the new market can only be a very open structure that is part of the urban space that solves the actual density problem.
Traditionally, the interior villages exchanged its land products with sea products from the sea. That took us to design an open air, diaphan space where the pillars are masts that bears some textile structures.

Thursdays, when there is street selling, the new tauparlins will show the center of the activities and everybody will go to the market cafe. Days when there is not so much activity, this place will be part of the square and will encourage the public live under the textile roofs.

These roofs will reflect the last sun hours, and will light from themselves at night, becoming large screen lamps.

We have also given importance to how this structure is joining the surrounding buildings. The diagonal disposition makes possible to open the square at the corners, where the old market was overwhelmed.